Esos libros raros que vienen a tí (II)

Párrafo de un libro, cuyo autor define al ser vivo (y nosotros también) como una red de billones de cristales aperiódicos (ADN) que se comunican entre sí emitiendo fotones. Lo curioso es que dicho autor es antropólogo, y llegó a esta conclusión después de una investigación realizada en pueblos indígenas de la comunidad de Quirishari, valle del Pichis, en la Amazonia peruana.

“Cuando me puse a leer los textos recientes sobre el ADN escritos por biólogos moleculares, algunas descripciones me dejaron estupefacto. Por cierto, estaba al acecho de lo inhabitual, porque mi investigación me había llevado a creer que el ADN y su maquinaria celular eran realmente una tecnología supersofisticada venida de otro lado. Pero devorando miles de páginas de literatura biológica encontré un verdadero mundo de ciencia ficción que confirmaba explícitamente mi idea. En efecto, se describían las proteínas enzimas como «robots miniaturizados», se decía de las células que eran «fábricas», se presentaba a los ribosomas como «computadoras moleculares» … Bastaba hacer una lectura totalmente literal de los textos biológicos contemporáneos para llegar a conclusiones trastornadoras y, sin embargo, constaté, página tras página, la falta total de asombro de la mayor parte de los autores, para quienes la vida parecía limitarse a «un fenómeno físico-químico normal»”.

“La Serpiente cósmica: el ADN y los orígenes del saber”
-Jeremy Narby-

4 Me gusta